sábado, 13 de diciembre de 2014

Lágrimas de mi alma.

Las lágrimas somáticas ya se me acabaron, ahora quedan las lágrimas de mi alma que a continuación las convierto en tinta y escribo con ellas:
¿Cómo demostrarte mi amor si fallé tanto antes? No es fácil, no es sencillo, no es racional. Pero el amor así es: irracionalmente racional. Sé que erré tanto que te cansé, cualquiera se cansa de mí, así es, ¿pero sabes? yo nunca me cansaré de amarte, y es fácil porque tú si lo hiciste bien, en contraparte yo hice casi todo mal.

¿Porqué hice todo mal si te amo? Porque soy un animal de errores, porque en mi vida siempre he sido el niñito mimado y berrinchudo que todo lo ha tenido, el de la zona de confort. Pero el día ha llegado, estoy pagando todo, mi alma, mi corazón lo está pagando con lo peor: tu ausencia. Ojalá me diera un síndrome de Takotsubo (otra vez mi pocisión de siempre: ZONA DE CONFORT). Pero no todo queda ahí, ahora quiero hacer todo para redimirme y por supuesto soy castigado otra vez por mis propias acciones, por mi incompetencia como ser humano, el más afortunado del mundo por haberte tenido a tí y el más pendejo del universo por todo lo que he hecho.

Duele, tanto que mi alma desborda mi cuerpo, sale y no vuelve a entrar hasta que una esperanza la empuja hacia dentro por la órbita cuando te veo. Duele tanto, que no puedo pensar, que no puedo llorar, duele tanto que la misma palabra cobra sentido en mí y que si me preguntaran respondería con toda naturalidad "10". Duele porque me arrancas todo lo que tengo, me dejas hecho un despojo de palabras y promesas.

Lo único que quiero eres tú, tú y la maravilla que conlleva estar contigo, el como me hablas, tu mirada especial, esa que solo reservas para mí y que me siento el más afortunado del mundo. La maravilla de que seas el último y primer pensamiento del día, eso que me hace sentir más vivo que inhalar y exhalar. Eres tú la única que me ha hecho sentir así y gracias a mi persona y a mi vileza de ser lo he orillado y reducido a esto. Vuelve a doler y ahora más.

Pero del dolor se aprende y más si es un dolor de 10 multiplicado por cada millonésima de segundo convirtiendose en colosales y frías eternidades, noches de insomnio agotándome las lágrimas y ahogandome en tu pensamiento y en mi infortunio. Aprendo que el amor es diferente a lo que yo demostraba cuando estaba tan cegado. Aprendo que lo que tu querías no era nada más y nada menos que lo que ahora sé que quieres y que mi dolor me ha mostrado reflejandomelo en el espejo del pasado y clavandome los pedazos de ese espejo roto en mi corazón. Que palabras tan vacías ¿verdad? que palabras tan cortas para todo lo que esta experiencia que nunca le desaré a nadie: este dolor inhumano e inimaginable que supone que te vayas de mí. Yo no lo quiero. 

¿Porqué te necesito? porque eres mi complemento, mi vida y mi proyecto, no puedo estar sin tus consejos, sin tu risa, sin tu sonrisa, sin acariciar tu hermoso cabello, sin bailar sin música, sin ir al lago y mirarnos frente a frente y que eso sea más gratificante que las cosas sencillas de la vida, sin ser feliz a tu lado. No puedo respirar bien si tu no estás junto a mí, no puedo pensar bien si no pienso en nuestra boda, si no imagino que te verás miles de veces más hermosa de lo que a diario cuando te veo, eres mi motor y mi luz cuando me quedo en penumbras, pero NO. Todo se rompe, se rompe con tu negativa, con tus despuntes de consolación, con los "ya pasará" y me hundo otra vez, me hundo fuertemente en la desesperación. Ojalá supieras cuanto ha dolido, no es ni siquiera comparado al diámetro del universo. Ojala supieras. Pero algo sí sabes, sabes que mis palabras vacías y mis acciones estereotipadas no hacen justicia al diámetro de mi amor por tí más grande que el del dolor con el que he aprendido y conocido todos los detalles de mis errores y yo solo te pido algo con un diámetro más grande: tu perdón y tu Sí y regreso a mi primer pregunta. Así te lo demostraré con mi tristeza eterna si ya no me amas o con la verdadera prueba si regresas a mi lado. El dolor me ha cambiado. REGRESA.

martes, 8 de julio de 2014

Love is all love is you...

Si el amor no lo es todo, entonces dime, dime cómo y porqué es el centro del universo.

El amor hace cosas impensables e indifinibles. ¿Haz sentido que no puedes más y, al momento de pensar en aquel ser amado, no os surgen fuerzas de no sé dónde? Y entonces cuando menos lo esperas ya habeís logrado lo que te proponías, como cuando corres, solo te falta una vuelta, piensas en el amor de tu vida y cuando menos lo esperas ya diste dos vueltas más...

Si el amor no lo es todo, entonces ¿porqué demonios Romeo murió por Juliet?

¿Tu crees que si el amor no lo fuera todo, las madres soportarían ese infinito dolor de cuando el recíen nacido corona en la pelvis?

El amor lo es todo y lo es tanto que los hipocampos mueren cuando su otra mitad expira y los abandona.

El amor es suficiente porque de este nacen las demas cosas, es el motor más poderoso, es el ATP que las mitocondrias guardan en lo más recóndito de sus crestas para cuando crees que ya no puedes más.

El amor es todo, es tanto, que para que te quepa en la cabeza esta, mi personal concepción de ese sentimiento, sería capaz de devanarme los sesos encontrando congruencias y argumentos como los que estoy plasmando aquí para tratar de definir el infinito que siento,o creo sentir, es el poder del amor.

¿Ya crees en él? No vuelvas a decir "el amor no es suficiente"....

jueves, 26 de junio de 2014

Nunca

Ojalá nunca dejes de besarme,
quiero siempre gozarte.
Ojalá nunca dejes de cuidarme,
no puedo intentar dejarte.

Ojalá nunca dejes de mirarme,
 necesito clavarme en tus ojos
que ellos siempre quieran
mirar esta alma  de despojos.

Ojalá nunca dejes de hablarme
que tus palabras me convoquen.
Ojalá nunca  dejes de pensarme
y que tus fuerzas me invoquen.

Ojalá siempre  me ames
pues yo te necesito
quiero tus caricias
no me abandones
no en este suplicio.

sábado, 21 de junio de 2014

Sendero

Sé que no soy perfecto, que ni siquiera me acerco mucho a lo que significa el termino "bueno", y que tal vez no sea el mejor para tí, pero lo que sí puedo asegurar es que te amo como nadie nunca te amó ni nunca te podrá amar; sé que no puedo medirlo o compararlo pero para mí es así, tal vez porque es lo más fuerte y lo mas bueno que haya sentido nunca por alguien y el hecho de que tú seas la que despierta el abanico de sentimientos buenos y de que seas mi motor para el sinfín de acciones y deseos que quiero realizar a lo largo de mi vida me impide separarme de tí.

No puedo describir tampoco, el sentimiento que tengo cuando te fallo, cuando te doy motivos para que te quieras alejar de mi y rechazarme; siento "como si mi mundo se desmoronara" y la verdad es que esa expresión cruel es inefable para explicar todo lo que conlleva el imaginarme un mundo sin estar a tu lado; pues eres tú, no un capricho, es tu sonrisa, es tu forma de ser conmigo, tu manera de poder hacerme sentir que (ya sé que lo he dicho mucho) lo puedo todo, tu cabello, tu no sé qué que te hace intrínsecamente ser tú, es por eso que las palabras no me alcanzan: describir una persona abarca mucho más allá de todo lo que te gusta o no te gusta de ella, no es como si fuera referirse al sinfín de ventajas y desventajas que un objeto puede tener, ni siquiera una acción juzgada por la ética alcanza comparación; y es que, tu no tienes cosa que no me guste, por eso resulta infintamente más complicado, eres un infinito y no puedo describir el infinito que hizo que me enamorara tanto de tí y que consagrara mi amor, también infinito por tí.

A lo que quiero llegar es al punto de siempre: te amo y verdaderamente sé, sin importar nada más mas que mi amor por tí, que somos el uno para el otro. Lo siento cada instante. Eres más maravillosa de lo que pude imaginar.

Quiero caminar por el sendero de la vida junto a tí, de tu mano, a tu lado, juntos por siempre sin importar lo que esté detrás o delante de nosotros, lo que importa es lo que habremos hecho al llegar al final del túnel y lo que realmente me importa es haberlo hecho contigo: como debe ser.

domingo, 6 de octubre de 2013

Fireworks.

Hoy hace 365 días y aproximadamente veinte horas y pico presencié una sensación que cambió mi vida, tus labios en los míos, esa sensación me produjo cambios conformacionales no solo en mi sistema nervioso, si no, en todo mi ser, en mi alma.

Todo fue tan espontaneo, tan perfecto que no lo imaginé, tan inesperado como destinado a, en pocas palabras fue tan tuyo, porque tú eres así, espontanea, inesperada y siempre tan impredecible, así son tus besos: tan propios: elegantes, con tu esencia que penetra en mí a través de mis labios, que me arrebatan suspiros y que a la vez los provocan, que desatan un millón de infinitas reacciones que van más allá de lo químico, de la materia, de la energía, de todo lo contable y de lo indeterminado.

Pero el primero, el primero de muchos, el primero de todos los de nuestra vida: indescriptible, siempre recordado por ambos, irrepetible y siempre mejorado por una serie de caricias que siempre se superan, una tras otra, hablo de todos los besos que me diste, que me das y que me darás porque tú mi amor, tú y sólo tú me has vuelto adicto a tí, desde ese primer momento lo supe, caí en la cuenta de que era lo único que me permitía y me sigue permitiendo ver al mundo de una manera tan diferente, de que lo necesito más que al propio oxígeno, me di cuenta de que era adicto, a tus labios, a tus besos a tu esencia, adicto al primero, al segundo, al millonésimo al último y al antepenúltimo, al enésimo y a todos los que me darás por siempre, adicto a todos, adicto a tí.




miércoles, 17 de julio de 2013

Nubes grises

Antenoche cayó una tromba, estaba pseudodormido y de repente escuché como el cielo se partía, truenos y relámpagos se proyectaban en la habitación, las gotas salpicaban en mi ventana, reflejando un montón de veces la luna: opacada, actuando como pequeños espejos; pensé en el caos y consecuentemente en su contraparte: el orden... Doy la vuelta y me acomodo en mi lecho, pero no puedo ignorar la bóveda celeste (añil en ese momento), llena de nubes que se desploman en forma de pequeñas gotas, insignificantes, como yo, ¿cuando llegaría la calma?

Me despierto, abatido, mirando fijamente al techo y pensando en tonterías, banalidades, crudezas y palabras huecas; de fondo: la tromba. Vaya naturaleza, que sabia eres, siempre ambientando con música adecuada, turbulenta como mi obnubilación aberrante, mi náusea decía Sartre. 

Sigo en la misma posición, obsoleta; cae un trueno y parte la tierra a menos de un kilómetro de ahí; la lluvia no aminora, el caos persiste afuera y en mi mente, mi enferma mente, no retorcida si no simplemente enferma, enferma como de costumbre, enferma de la sociedad, de la rutina y de mí mismo, maldigo por lo bajo, me maldigo en susurros, a mí y a su ausencia física potenciada por su permanencia metafísica en el salón de mis pensamientos. La tromba pasará quizá en una hora, quizá en diez, quizá mañana, pero ella ¿cuándo permanecerá?, ¿porqué no en una hora, en diez o mañana? Ansiedad, anxiety, anxiété, ängstlichkeit... Caigo dormido.

sábado, 29 de junio de 2013

Audífonos

Cambiar de audífonos no es bonito, se siente como la burda diferencia recae directamente en tu membrana timpánica, en tus huececillos, en tu ganglio vestibular y coclear, en tus núcleos vestibulares, en el complejo bulboprotuberancial, en el tubérculo cuadrigémino inferior y su brazo, en la corteza auditiva.

El cambio numerosas veces hostiga, coarta; despedaza y viola lo rutinario, la costumbre, algunas otras purifica, restablece, trasciende.

Me pongo a buscar el significado etimológico de cambio, encuentro: "del lat. cambium, cambiare, trueque"; el latín es hermoso, el cambio no siempre... ¿trueque? ¿se referirá al trueque que hice aquel lunes trece de agosto, aquel trueque en el cual puse en juego mi tranquilidad relativa y la psiqué que me pertencía en ese momento?

Un año de cambio y aún no me siento como me debo sentir, o tal vez pienso que se debería sentir diferente, no siempre se obtiene lo que se espera y es ahí dónde la esperanza es atravesada con una estaca, cae, se retuerce y se convierte en la realidad: desnuda, burda y cruda (raro que no me guste, disfruto de la crudeza y  lo directo).

Sigo sin entender muchas cosas, creo que no las entiendo porque aún no tienen resolución, aunque pensándolo bien, algunas comienzan a tomar sentido, como cuando el agua de lago recupera la calma después de haber sido perturbada por el viento...